Impresiones ilegales de la Biblia

¿Es ilegal imprimir las Sagradas Escrituras? Ya no, pero en la antigua América colonial sí lo era. El Gobierno Británico reguló muy estrictamente la impresión de la Biblia en inglés. Por eso, las Biblias tenían que ser importadas desde Gran Bretaña. Solo se podía imprimir si tenías el consentimiento del rey al otorgarte una licencia. Pero esas licencias solo se concedían a tres instituciones: las imprentas de las Universidades de Oxford y Cambridge y una imprenta de Escocia.

La guerra con Gran Bretaña provocó una escasez de la versión autorizada por James. Así que era difícil para los Cristianos leer la Biblia. Con el tiempo un impresor de Philadelphia, Robert Aitken, fue el primero que publicó una Biblia en inglés en los reformados Estados Unidos.

La “Biblia de la Revolución” de Robert Aitken está considerada como uno de los libros más escasos. Solo quedan unas pocas copias. En 1940 el Reverendo Edwin A.R. Rumball-Petre dejó registrado que solo había un total de 71 copias localizadas.

Hoy se pueden encontrar copias de la “Biblia de la Revolución” en el Museo de Arte Bíblico de la Sociedad Bíblica Americana en Nueva York y el Museo Dunham Bible de la Universidad Houston Baptist entre otros.

Afortunadamente no fue ilegal para Willy Wiedmann crear la Biblia ilustrada más larga del mundo. 3.333 imágenes pintadas a mano en un Leporello de 1,6 km de largo. Va más allá de lo que Martin Lutero soñó que sería una Biblia pintada, y más allá de lo que otros intentaron conseguir.

Fuente: Bill Federer “La Biblia de la Revolución” https://lnkd.in/dzYrCAm

Weiterempfehlen
Categories Blog